Deuda: Un año después, el FMI le dio la razón a Kicillof

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Hace exactamente un año y cuatro días, el ahora gobernador de Buenos Aires Axel Kicillof le había dicho a los representantes del Fondo Monetario Internacional (FMI) que «el acuerdo de deuda es impagable y se debe renegociar». Hoy, la entidad financiera le dio la razón al ex ministro de Economía de Cristina Kirchner y mediante un comunicado calificaron de «insostenible» a la deuda y accedieron además a conceder y propiciar las quitas por las que hace una semana había pedido CFK en La Habana.

El jefe de la delegación, Luis Cubeddu y la directora adjunta del departamento del Hemisferio Occidental, Julie Kozack, ponderaron como «muy productivas» las reuniones «con las autoridades argentinas sobre sus planes y políticas macroeconómicas». «Compartimos el objetivo general de las autoridades de restablecer el crecimiento y reducir la pobreza, y al mismo tiempo fortalecer los equilibrios fiscal y externo», plantearon.

Tras su evaluación positiva del pasivo argentino en julio de 2019, observaron un deterioro significativo por las últimas decisiones de Mauricio Macri. «El personal del FMI ahora evalúa que la deuda de Argentina no es sostenible», sentenciaron. Específicamente, la misión analizó que el superávit primario que se necesitaría para reducir el endeudamiento a niveles «consistentes con un crecimiento del producto potencial satisfactorio no es económicamente ni políticamente factible».

En consecuencia, el organismo planteó que se requiere de «una operación de deuda definitiva, que genere una contribución apreciable de los acreedores privados, para ayudar a restaurar la sostenibilidad de la deuda con una alta probabilidad».

La misión se quedó cinco días adicionales a lo previsto, lo que les dio tiempo para juntarse con Guzmán y el representante argentino ante el organismo, Sergio Chodos, con el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, el de Trabajo, Claudio Moroni, y el de Desarrollo Social, Daniel Arroyo. Además, tuvo reuniones con funcionarios del Indec. Es que, como objetivo secundario, la misión relevó los indicadores macro y las proyecciones para completar las «estimaciones económicas mundiales».

Beneficios para los bonaerenses

El optimismo por el acuerdo fue el marco perfecto de una reunión de cuatro horas en la Casa Rosada donde el gobernador bonaerense y el presidente Fernández coincidieron en tomar medidas conjuntas para fomentar el préstamo a las pymes y fortalecer el consumo de los sectores medios con una baja en la tasa de los créditos.

En concreto, hubo un acuerdo de Fernández y Kicillof para avanzar con un aumento de los créditos del programa ArriBa Pyme para los préstamos a las pequeñas y medianas empresas con la idea de inyectar fondos y movilizar la economía.

Hace un año, el ahora gobernador y los enviados del FMI.

Consecuentemente, el Banco Provincia anunció hoy la ampliación en 5.000 millones de pesos de su programa RePyME, que cuenta así con 20.500 millones de pesos y 25 millones de dólares de fondeo para reactivar al sector productivo bonaerense. El nuevo financiamiento está destinado a la línea de Evolución y Capital de Trabajo, la más demandada por las empresas desde su lanzamiento, a fines de enero.

En sólo 17 días, la entidad conducida por Cuattromo otorgó 7.500 millones de pesos en créditos a 2.600 PyMEs, con un promedio de 440 millones de pesos en colocaciones diarias a través de las cuatro líneas que conforman el programa. De cada 3 pesos prestados, 1 fue destinado a empresas del Gran Buenos Aires.

Esta es la directriz que también está bajando el Presidente a nivel nacional: Fomentar el consumo por medio del crédito y generar una baja de las tasas de interés de los créditos personales para los sectores medios de la sociedad. Estas políticas comunes que comparten Fernández y Kicillof van en línea con la estrategia del Gobierno de postergar para más adelante el pago de la deuda con el FMI, lograr una quita de los bonistas privados y ganar tiempo para reactivar la economía.