Dólar estable: La clave maroeconómica de cara a las elecciones según un analista

Dólar y Argentina. Un destino indestructible e ineludible, guste o no. Tras esa premisa, el analista económico Luis Ferraro Lara analizó los posibles escenarios electorales atados a la lógica impiadosa y descorazonada del mercado. Siendo la provincia de Buenos Aires la madre de todas las batallas electorales, la visión técnica y analítica de Ferraro Lara es útil para para un baño de realidad más que fáctica a la que este medio accedió como primicia.

A continuación, el informe que también puede descargarse aquí:

La última (y única) esperanza verde

Guido Sandleris, el titular del Banco Central, articula la delicada labor de asegurar la estabilidad cambiaria en la campaña electoral. El objetivo político ya fue logrado y la polarización es un hecho, ahora la clave pasa por cuántos votos de los sectores indecisos y los partidos minoritarios pueden obtener Macri y Alberto Fernández en un balotaje. La oposición se enfocará en decir que el modelo del oficialismo está agotado y el oficialismo se encargará de mantener una sensación de estabilidad, con un dólar controlado y un BCRA que garantice tasa y robustez para que el ahorrista no se refugie en el dólar. El dólar, esa última y única esperanza verde.

El arte de soplar brasas: La intervención en el mercado de cambios
En los últimos días de junio el Comité de Política Monetaria del BCRA decidió reducir los encajes bancarios en 3 puntos porcentuales (para depósitos a plazo fijo), e inyectó 45.000 millones de pesos. La semana pasada no tuvo más remedio que volver a inyectar 100.000 millones de pesos más porque no pudo renovar parte de las Leliqs que vencían en poder de los bancos. Es decir, quedaron muchos pesos sueltos en la economía en este último mes y fue preciso subir la tasa para sacar a 59.23% y absorberlos.
Hay múltiples factores que afectan el precio del dólar y que lo mantienen estable o lo desestabilizan. Hasta la semana convergían FAVORABLEMENTE para anclarlo estable: a) Un entorno global favorable. b) Agrodólares liquidándose. c) Una tasa atractiva. d) Poder de fuego intacto del BCRA. e) Factor político favorable.
Esta semana algunas cosas cambiaron y generaron un poco de ruido en la plaza:

⦁ El entorno global no fue favorable: Las monedas de América Latina operaron con bajas generalizadas el jueves, a pesar de un retroceso de la divisa de EEUU en los mercados externos y en medio de temores a una desaceleración de la economía global.
⦁ Unos pocos operadores (pero grandes) dieron vuelta sus posiciones porque vieron al tipo de cambio a un bajo nivel, más el exceso de pesos sueltos, lo que hizo que la tasa deje de ser un poco atractiva.

Estado de situación del dólar:
Al día de elaborar este informe el Central corrigió la subida de los días anteriores y estabilizó la dirección de la divisa, dando una señal clara para todos los que están haciendo “carry trade” de que tiene la potencia necesaria para domarlo. De aquí a las PASO y las elecciones de octubre el mensaje fue contundente: las subas que se produzcan no deben ser tales que no generen la típica esquizofrenia argentina donde en una semana pasamos de hablar de atraso cambiario a temor de una disparada.
Claramente la situación electoral plantea un tiempo de descuento. Por ahora, gracias a la intervención precisa del BCRA y la mejora en las encuestas no aparece un cuello de botella, pero hay que estar atentos a los próximos 10 días hábiles y ver hasta dónde estarían dispuesto a dejarlo correr.
El Panorama político y cómo lo ve el mercado
Sigue igual. Gracias al círculo virtuoso del dólar que ancla la economía y ayudado por los errores de campaña de los Fernández, el oficialismo sigue recuperando terreno en las encuestas de intención de voto. Sin embargo, la clave para decidir en materia financiera serán las PASO. Por un lado, revelarán las preferencias de la sociedad de una manera mucho más precisa que las encuestas y por el otro, transformarán el círculo virtuoso actual (para bien o para mal), influyendo decisivamente en los resultados de la primera vuelta de octubre. Resumidamente, un “buen” resultado para el gobierno extiende la pax cambiaria y estabilidad financiera mejorando sus chances de cara a octubre y viceversa: un “mal” resultado para el gobierno altera este sendero y refuerza las chances de la fórmula Fernández – Fernández.
Descifrando el resultado de las PASO
Si bien saldrán encuestas que dirán que las diferencias se achican será importante no sólo ver la diferencia entre las dos primeras fuerzas, sino también la tasa de participación, los votos en blanco y la distribución del resto de los sufragios entre los partidos minoritarios, porque en las primarias o en el eventual balotaje se diluyen y migran indefectiblemente.
Los escenarios posibles para el mercado frente a las PASO son :
⦁ Positivo para el mercado.
⦁ Medio positivo para el mercado.
⦁ Medio negativo para el mercado.
⦁ Negativo para el mercado.
Si la diferencia es menor a 3 puntos entre las dos fuerzas principales el mercado mirará con optimismo y si la diferencia es mayor a 6 puntos porcentuales puede ser será una visión negativa. Para el caso de que la diferencia sea de entre 3 y 6 puntos porcentuales la CLAVE PASA POR VER CÓMO fue la participación y distribución dentro del tercer espacio político (Consenso Federal 2030, otros partidos, los votos en Blanco), ya que serán definitorios en primera vuelta y en Balotaje.
¿Cómo migrarían? Según los analistas (de 20 encuestadoras) en el caso de que el tercer sector migre así lo haría:

⦁ Lavagna del 100% de los votos que obtenga, en un escenario de balotaje, sus votos migrarían 30% para Fernández-Fernández y 70% para Macri-Pichetto.
⦁ Espert, del 100% de los votos que obtenga, en un escenario de balotaje sus votos migrarían 13% para Fernández-Fernández y 87% para Macri-Pichetto.
⦁ Gómez Centurión, del 100% de los votos que obtenga, en un escenario de balotaje sus votos migrarían 10% para Fernández-Fernández y 90% para Macri-Pichetto.
⦁ Del Caño, del 100% de los votos que obtenga, en un escenario de balotaje sus votos migrarían 89% para Fernández-Fernández y 11% para Macri-Pichetto.
⦁ Castañeira, del 100% de los votos que obtenga, en un escenario de balotaje sus votos migrarían 79% para Fernández-Fernández y 21% para Macri-Pichetto.

Nota Importante: Una victoria en primera VUELTA implicaría que las principales fuerzas obtengan el 90% de votos positivos en éstas elecciones primarias y para ello Lavagna debería perder al menos la mitad de sus votos actualmente, lo cual nos parece poco probable por el momento.

Situaciones posibles según los distintos escenarios


¿Cómo van a invertir los que invierten según el escenario que resulte?
⦁ Mercado-positivo:
Con una diferencia de menor a 3% en entre las principales fuerzas, tendremos un dólar apreciándose sin sobresaltos, con inflación a la baja, tasas cayendo controladamente, y un riesgo país decreciendo ordenadamente.
En esta situación, estimamos que los inversores se volcarían más a bonos en pesos que a dolarizados. Los bonos CER serían los más atractivos a los precios actuales, ya que están favorecidos por el amplio spread al que están operando y tomarían más riesgo de duración en la curva de CER. Por otro lado, no sería raro que hagan foco en los bonos atados a tasa de Leliq, ya que a pesar de que pesar de que la tasa iría a la baja, se mantendría elevada.
En este escenario, las vedettes serían las Acciones ya que manteniéndose los factores globales favorables pensamos que podrían tener rendimientos superiores al 40% en dólares para fin de año.
⦁ Mercado medio-positivo:
Si la diferencia es mayor a 3% y menor a 6 %porcentuales en favor a Fernández-Fernández, el BCRA estará obligado a redoblar el esfuerzo para sostener el círculo virtuoso que hasta ahora le funciona manteniendo estable la economía. Así pues, continuará interviniendo en mercado de Futuros para calmar las expectativas de cara a las elecciones de octubre.
La inflación seguirá a la baja, y la tasa también, pero de una manera más tenue que en escenario anterior siendo su reducción mucho menos pronunciada. Como el BCRA debería bajar los encajes para favorecer Badlar, los inversores favorecerían más a estos bonos, y también a los CER pero de tramo corto.
⦁ Mercado medio-negativo:
Con una diferencia entre 6% y 8% a favor de la oposición, el BCRA no tendrá más remedio que intervenir en el mercado mayorista, la inflación se le disparará al 45% por ajuste cambiario, y la tasa no tendrá espacio para caer porque intentará controlar a al dólar.
Aquí los inversores reducirían parcialmente el riesgo local y su exposición a bonos largos en dólares.
⦁ Mercado negativo:
De materializarse este escenario, con una diferencia mayor al 8%, el ajuste del tipo de cambio será rotundo e inmediato, porque los mercados habrían descontado mal la información de las encuestas meses atrás cuando votaron subliminalmente por el oficialismo al confiar en las encuestas. Esto hará que los hará que los retornos de los bonos en pesos medidos en dólares sean negativos, y que los bonos en dólares a ser operados en base a paridades, con lo cual también tendrán retornos negativos. En lo referido a acciones la caída sería mayor al 60% en dólares.
Dadas éstas circunstancias lo inversores reducirían totalmente el riesgo argentino y pensarían en carteras internacionales.

Conclusión
Nadie sabe a ciencia cierta si las PASO son el fin o el comienzo del verdadero camino. Todas son especulaciones a la luz de las encuestas que surgen de parte de todos los interesados (sector político y sector financiero nacional o internacional).
La semana pasada, el establishment financiero en el aniversario de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, dejó deslizar que sí, que el gobierno podrá navegar en este frente de incertidumbre, ceteris paribus se mantengan las condiciones de cara a octubre. Es decir, continuará la volatilidad cambiaria como hasta ahora y el control de la divisa será la última y única esperanza verde.