Duhalde asegura que se viene “el final del neoliberalismo”

Tras la reunión que Eduardo Duhalde mantuvo con el Presidente electo Alberto Fernández, el ex Presidente de la Nación conversó con Luciana Glezer y Nicolás Mársico en FM La Patriada y se refirió a la importancia de la unidad, y fue claro en que “ya no alcanza con los partidos políticos, que vienen en una decadencia muy acelerada”. Además fue contundente en su autocrítica, afirmando que durante su gestión no permitieron “participar a los jóvenes, porque los nuestros son partidos viejos para viejos”.

Eduardo Duhalde durante la entrevista se refirió al próximo Gobierno y destacó que será preciso que “el que ganó gobierne y el que no también, porque no se puede gobernar en soledad”.

Además, luego de una cronología precisa de los gobiernos nacionales, se detuvo en la importancia de volver a la cultura del trabajo que “nos inculcó Perón”, ya que consideró que “es la única cultura que saca a los pueblos de los momentos difíciles”.

Al retomar el tema de la unidad, el ex Gobernador de la provincia de Buenos Aires fue terminante en que “Alberto Fernández debe abrir la puerta al radicalismo” ya que “es elemental”. Y, en esa línea, dejo claro que con el Presidente electo “se ve a Ernesto Sanz cerca de la Casa Rosada”. Además destacó que “la necesidad hoy está en poner al país de pie, por encima de todos nuestros intereses”.

Respecto de la reunión que mantuvo con Fernández, aseguró que “Alberto ya tiene todos los nombres de su Gabinete”, pero habrá que esperar al 6 de diciembre para conocerlo.

Al ser consultado sobre el rol que ocupará Axel Kiciloff en la provincia de Buenos Aires, aseguró que no lo conoce pero que “todos dicen que es muy inteligente y es importante que se esté llevando bien con los intendentes”, y destacó la eficacia al escucharlos “cosa que no hizo el Gobierno actual en la provincia”.

Hacia el final de la entrevista, Eduardo Duhalde aseguró que “es el final del neoliberalismo” en Argentina, aunque remarcó que para él “Macri no es neoliberal, sino que es un Gobierno de clase”, destacando que aún así “terminará la economía usurera”.