El intendente Esteban Reino señaló: “Entramos en tres o cuatro meses difíciles”

Entiende el Intendente que el momento más difícil de la gestión fue precisamente cuando asumió, producto del “rojo” millonario de las cuentas que le dejaron sus antecesores en la función y la necesidad de hacer frente al pago de los salarios de diciembre de 2015 y el medio aguinaldo. “Había un país con muchos problemas en la macro y microeconomía. Ahora estamos en un cuello de botella importante, con fugas de capitales por problemas cambiarios que no hay que negarlos”, remarcó.

Reconoció, a juzgar por la realidad económica y los efectos del modelo que está aplicando el Gobierno nacional, que “entramos en tres ó cuatro meses difíciles pero pareciera que si se estabiliza el dólar y se toman los recaudos necesarios como por ejemplo ajustar el cinturón donde corresponde, en el corto y/o mediano plazo volveremos a transitar la senda del crecimiento”.

– Transcurrido más de la mitad de la gestión de Cambiemos en el Gobierno, ¿fue un error no haber planteado de entrada con qué realidad de país se encontraron?

– Se tendría que haber contado la realidad de la gravedad del país, es verdad. Si hacés un análisis internacional y te vas a Venezuela, hace cuatro años nos lo vendían como que era una verdadera potencia. Y hoy es un país desvastado. Y ese era el camino que estaba transitando la Argentina con el anterior gobierno. Por eso se puso un freno. Por eso entiendo que no se comunicó la realidad de entonces como debería haberse hecho para que la población sepa que iban a existir turbulencias e inconvenientes como lo que está ocurriendo ahora y que no podemos negar. Pero se están buscando respuestas rápidamente. Hoy hay dificultades pero el camino está bien marcado.

– ¿Respalda este modelo de gestión?

– Si. Se han hecho cosas muy bien y otras no tanto. Pero la gravedad de la situación hace que tengas que tomar medidas poco agradables como los ajustes o aumentos de tarifas. Insisto, creo que entraremos en una etapa de recesión como consecuencia de un proceso inflacionario. Hay que decirlo: acá no hay recetas mágicas. Pero también creo que hay que hacer un gran pacto nacional que incluya a todas las fuerzas políticas y fijar políticas de Estado a futuro. Seguramente estarán aquellos que quieren volver al pasado y llevarnos al mal llamado populismo. Hay que fijar políticas claras, ver hacia donde han ido los países que atravesaron crisis peores que las nuestras. Hay que escuchar a los que quieran sumar. Y en el caso de los que quieren destruir, diciendo que lo que hacían era excelente, bueno, que sigan su camino.

– ¿Se siente cómodo el radicalismo dentro del Frente Cambiemos?

– Algo más de 40 intendentes, sobre unos 70 de Cambiemos en la Provincia, son radicales. Siempre somos escuchados y tenemos respuesta inmediata de las autoridades bonaerenses. Quizás debamos dejar de quejarnos. No tenemos un candidato visible en los medios a nivel nacional y eso hace que donde se maneja la macropolítica no seamos una fuerza visible, con ambiciones de gobernar un país o una provincia. Es una debilidad que debemos revertir nosotros.

– ¿Molesta a los radicales la forma en que declara “Lilita” Carrió?

– Ya conocemos su manera de ser. Son cosas que le dice a la prensa, a veces intencionalmente y otras no. Pero son superfluas. Lo que tenemos que hacer ante situaciones complejas, es llevarle alternativas económicas al Presidente para superar rápidamente la crisis. El resto son cuestiones menores.

– ¿Es optimista en cuanto a que se revierta esta situación de crisis que atraviesa el país?

– Soy muy optimista. Tenemos un Estado que se hizo cargo de mucha gente y hay que mantenerlo. Es complejo el tema. Hay que cortar el déficit del Estado. Por ejemplo, en la Municipalidad se jubilan agentes y se reemplaza en el caso que se justifique hacerlo. Hemos adherido al pacto de responsabilidad fiscal. En los últimos 30 años, éste es el único Gobierno que es equilibrado con sus cuentas mientras que otros venían e incorporaban gente sin importar, para quedar bien en muchos casos.

– Hay sectores políticos, principalmente de izquierda, que han hecho visible su rechazo al acuerdo con el FMI.

– En el caso del FMI, se le pidió plata y a una tasa más barata. Si como Intendente pudiera pedir plata con bajos intereses, también lo haría. No critico eso. Y que nos controlen, a la luz de cómo nos hemos venido manejando políticamente en los últimos 20 o 30 años, no lo veo mal. Que nos controlen pero sin imposiciones. No hemos hecho las cosas bien. No somos un país desarrollado.

LA REALIDAD DEL INTERIOR

Asimismo, el intendente Reino subrayó que la realidad que se vive en el interior del país es diferente al Gran Buenos Aires. “En la mayoría de las comunas hemos visto cambios estructurales ante la llegada de las obras como hacía muchos años no se veía. Terminaremos la gestión con una inversión en obra pública comparable a 15 ó 20 años de gestión. Por ahora no hemos tenido recortes en obras. No escapamos a los problemas existentes y de ser necesario fijaremos prioridades.

 

FUENTE: www.laquintaseccion.com.ar