Estudio de la Universidad de Avellaneda: Argentina, en el podio mundialista del deterioro económico

Según el informe semanal del Observatorio de Políticas Públicas de la UNDAV, que extrapola la esfera futbolística al análisis técnico de variables financieras y económicas, Argentina lidera diversos índices en materia de deterioro económico, durante los últimos dos años.

Si se compara el contexto actual de los 32 países que disputan la Copa del Mundo, puntualizando especialmente en la situación argentina, se puede vislumbrar a priori que Argentina sería subcampeona en materia de devaluación. “Sólo 5 economías de las 32 mundialistas han devaluado su moneda más de un 20% en los últimos 2 años. La argentina es una de ellas”, remarca el habitual informe económico de la UNDAV que dirige el economista Santiago Fraschina.

“Los cambios económicos suscitados internamente a partir del advenimiento del nuevo modelo económico redundaron en una radical transformación en el andamiaje económico local. De un esquema institucional más proclive a la producción de la producción local y el mercado interno, se migró rápidamente a un perfil aperturista, con énfasis en la competencia por mercados externos a partir de la agregación de valor sobre las ventajas de la especialización primaria”, apunta el informe.

La disposición del esquema de metas de inflación como única herramienta para “el combate a la inflación” llevó al Banco Central local a subir ampliamente la tasa de interés. Por esto, nuestro país en este rubro es por goleada ganador de la Copa del Mundo. Con una tasa nominal del 40%, supera por 22 puntos porcentuales a Irán (18%) y por 23 puntos a Egipto (16,8%). Otra Copa del Mundo obtuvimos en cuanto a caída de reservas respecta: en el último trimestre Argentina fue el país del mundo de mayor deterioro acumulado, con una merma del 8,3%.

Por otra parte, debido al proceso de “recomposición tarifaria” y los saltos cambiarios en una economía altamente dolarizada, nuestro país se encuentra entre los de mayor inflación en todo el mundo. En este sentido, entre los países que disputan el parcial, el 24,8% de Argentina, acumulado en 2017, sólo fue superado por Egipto, que mantuvo un aumento de precios cercano al 30% en igual período. “La persistencia de la inflación hasta la fecha, se explica mayormente por el proceso de liberalización de tarifas de servicios públicos, lo cual implica un incremento de costos para las empresas, que no pueden más que trasladar cada incremento al consumidor final”, subraya el documento de la Universidad Nacional de Avellaneda.

Otro rubro en el cual nuestra economía llegó “a semifinales” del Mundial es el de déficit público. Ocurre que, lejos de subsanarse el resultado negativo de la relación local entre gastos e ingresos, en los últimos dos años el mismo se ha financiado con deuda, redundando en un notable incremento de intereses. Así, el déficit financiero argentino del 6,1% fue en 2017 el cuarto mayor del panel de países analizado, sólo detrás de Egipto, Arabia y Nigeria.

Comparando los números de cuenta corriente, Argentina está en el podio de países de mayor déficit. El año pasado, nuestro país tuvo un déficit externo en torno a los U$S 31.000 millones, sólo por detrás de Inglaterra y Australia. Cuando se compara este déficit en relación al PBI, la situación no es mucho más auspiciosa: nuestro país se ubica en la quinta posición, sólo detrás de Túnez, Senegal, Egipto y Panamá

El informe concluye con un podio en pérdida salarial, donde Argentina tuvo una brutal pérdida desde 2015, sólo superada por Nigeria y Egipto, que han sufrido también fuertes devaluaciones. El SMVM perdió 35% medido en dólares, en los últimos dos años y medio.