Los diez puntos de Macri y la Unidad opositora

Por Daniela Bambill

A pocos meses de enfrentarse a las elecciones que, según todas las encuestadoras, perderá rotundamente, Macri recurre a otra estrategia para generar agenda.

La carta que se hizo pública convocando a dirigentes opositores a firmar un “acuerdo de gobernabilidad con fijando políticas de Estado” parece una burla epistolar contra todos los argentinos.

Los ríos de tinta y las cataratas verborrágicas en radio y TV impuestas por la agenda oficial se debaten en si fulano o mengana asistirá al convite, convite que no tiene fecha, por cierto.

Un pequeño Consenso de Washington ilustrado es la lista de diez puntos que funciona como cazabobos para el público desprevenido y ellos lo saben.

Los paladines del diálogo y consenso pretenden que la oposición que ha rechazado una y otra vez el tratamiento de leyes contra el Pueblo trabajador, en el puño de sus dirigentes, un acuerdo para legitimar el saqueo final.
Hasta aquí hechos e interpretaciones escuchadas durante toda la semana…

Ahora bien, pareciera ser que todo el arco opositor peronista con representatividad real se ha puesto de acuerdo implícitamente en no hacerse cargo del ridículo movimiento de un gobierno que está de salida.

Se pueden escuchar voces coincidentes en el por qué no se adherirán al decálogo del epitafio, sería esperable que esas voces coincidan en el camino a tomar cuando las urnas sentencien el final de esta pesadilla.

Ningún espacio político sin un marco de acuerdos mínimos y con el compromiso innegociable de quienes no sean elegidos por la voluntad popular podrá enfrentar el escenario de tierra arrasada que dejará Mauricio Macri y sus cómplices.

2020 será un año bisagra en la historia de la Nación, un año bisagra para la dirigencia política toda.
El Pueblo ha comprobado que votar un producto de marketing no es la opción para el desarrollo, ha comprobado que un rico solo gobierna para sus intereses.

Será un tiempo de renovación de votos para la dirigencia con el Pueblo.

No habrá espacio para personalismos mesiánicos ni avenidas del medio, no habrá espacio para indefiniciones, el camino de reconstrucción de la Patria será un camino sin bifurcaciones coyunturales mezquinas.

La historia parece haber decidido darle una nueva oportunidad a aquellos que cometieron los errores necesarios para haber llegado hasta aquí y ya se sabe que la historia pocas veces ofrece revancha…

De la inteligencia de cada actor depende si sobrevivirá en la arena política contaminada por la antipolítica o se entregan al canto de las sirenas que emana de sus propios egos…

Si fueron capaces de aunar criterios para no acordar con el certificado de defunción de la soberanía nacional que pretende hacerles firmar Macri, es esperable que sean capaces de sentarse a una mesa de concordia política para aunar criterios que colaboren con la reconstrucción de la economía, el desarrollo de la industria, la generación de empleo, la reconstrucción de las herramientas del Estado para garantizar la salud, la educación, la Justicia, la esperanza de este Pueblo castigado y sufriente…

La Unidad es el único camino y es hora de acciones concretas sin tibiezas ni medias tintas.

*Presidenta del Instituto Independencia