Los Obispos le transmitieron a Vidal su preocupación por la pobreza en el Conurbano

Los obispos católicos cuyas diócesis están distribuidas en el Conurbano alertaron a la gobernadora María Eugenia Vidal sobre los fuertes efectos de la crisis económica y la creciente desocupación que se está generando en ese territorio, a tal punto que la Iglesia no sólo asiste a los sectores más vulnerables sino también a familias de clase media que antes no pedían ayuda.

En una reunión de casi dos horas en la Casa de la Provincia en la capital, los obispos acordaron con Vidal en la necesidad de “priorizar la paz social”, aunque no avanzaron con la Gobernadora en el reclamo de los intendentes del PJ que piden la declaración de la emergencia tanto en materia alimentaria como social, en un formato político que no le cae bien a la gobernación.

Es que la jugada de los jefes comunales peronistas se retrotrae a la crisis de 2001/2 y se basa en un diagnóstico económico que no comparten en la Gobernación. De todos modos, tras el encuentro, Vidal agradeció la mediación de la Iglesia en conflictos puntuales como el del Astillero Río Santiago y su contribución a bajar la tensión en distritos calientes como Moreno.

La reunión fue a puertas cerradas y la Gobernación emitió un escueto comunicado, pero no precisó el contenido del intercambio entre Vidal –que estuvo flanqueada por la ministra nacional de Desarrollo Social-, Carolina Stanley, y los prelados, entre los que no pasó inadvertida la ausencia de monseñor Jorge Lugones, titular de la Pastoral Social y obispo de Lomas de Zamora.

Lugones es un crítico del rumbo económico que lleva el Gobierno nacional y de las consecuencias sociales que se notan en el Conurbano. Tampoco fue de la partida su obispo auxiliar, que se encuentra en Roma, ni hubo una fotografía oficial. “No hicimos imágenes porque para nosotros fue una reunión de trabajo”, afirmaron en la Gobernación.

Junto a Vidal, además de Stanley, estuvieron el ministro de Desarrollo Social, Santiago López Medrano y el director general de Cultura y Educación, Gabriel Sánchez Zinny. Ambos debieron aclarar algunas consultas de los obispos, referidas al despliegue de la ayuda alimentaria, a la prevención de las adicciones y a la caída de subsidios para terciarios de escuelas católicas.

De acuerdo a los trascendidos, hubo un planteo de los obispos por el impacto de la devaluación en los insumos para los hospitales, en el caso de productos cuyos precios están dolarizados, como los medicamentos. Tampoco dejaron pasar la oportunidad de plantear su rechazo a un proyecto de ley de educación sexual integral, que tiene sanción de Diputados.

Entre las respuestas que dieron los funcionarios, Stanley dijo que se había corregido “un error” que al parecer tuvo la presentación del ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, en la Cámara baja nacional para defender el Presupuesto 2019, en la que se mostraron números con un fuerte recorte para el Sedronar, el organismo nacional encargado de la prevención de las adicciones.

A su vez, la Gobernadora afirmó que la Provincia y la Nación –a través de Stanley- están “poniendo el foco” en la ayuda alimentaria y aseguró que su gestión hace un “esfuerzo grande” para mantener la ejecución de obras públicas. Entre los prelados que escucharon a Vidal estuvieron el arzobispo de La Plata, Víctor Fernández, y sus auxiliares Alberto Bochatey y Nicolás Bassi.

También fueron de la partida Carlos Azpiroz Costa (Bahía Blanca), Rubén Frassia (Avellaneda-Lanús), Fernando Maletti (Merlo-Moreno), Eduardo García (San Justo), Oscar Ojea (San Isidro), Hugo Salaberry (Azul), Ariel Torrado Mosconi (9 de Julio), Jorge Vázquez (Morón), Gabriel Barba (Laferrere), Han Lin Moon (auxiliar de San Martín) y Oscar Miñarro (auxiliar de Merlo-Moreno).

Un delegación numerosa en la que se destacó la presencia de Ojea, que encabeza la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) y en la que monseñor Maletti recordó que en 2016 intendentes de todas las fuerzas firmaron el Pacto de San Antonio de Padua, en el que se comprometieron con 10 puntos de acuerdo básico. Entre ellos estaba el “derecho a la vida”, como un rechazo al aborto.