Menéndez afirmó que el peronismo debe ir unido en el 2019 y no excluir a CFK porque “sería un suicidio”

Gustavo Menéndez, intendente de Merlo y presidente del PJ bonaerense, sostuvo que la construcción de una alternativa peronista debe incluir a todos los dirigentes. En tal sentido, sostuvo que dejar fuera a Cristina Kirchner, la que más mide entre los dirigentes de ese espacio, “sería un suicidio”.

Además, fue muy crítico con el gobierno de Mauricio Macri, al señalar que no cumplió con ninguna de sus promesas de campaña y que su gestión llevó a que todos los sectores del país la estén “pasando mal”.

“Cuando este gobierno ganó elecciones en 2015, pensé que iba a ser muy ordenado, eficiente, que iban a fallar en la política, no en cuanto a la gestión, y la verdad que fue desastroso. No pudieron cumplir una sola promesa de campaña”, indicó en un mano a mano que tuvo con EL LIBERAL.

“¿Alguno recuerda a Macri muy canchero hablar de que iba a acabar con la inflación como si fuera a comprar un paquete de chicles en un quiosco y que no iba a ser un tema? Y la verdad que no sólo es un tema en su gobierno, sino que está matando de hambre a millones en Argentina”, reprochó el dirigente que estuvo en Santiago para presentar la plataforma Incluir, de militancia digital.

Impulsor de la unidad del peronismo, sostuvo que la construcción de una alternativa del campo popular con eje en el peronismo no puede prescindir de ningún dirigente. Ni de Cristina Kirchner, pese a la resistencia que genera en muchos dirigentes como el gobernador salteño Juan Manuel Urtubey o el senador Miguel Ángel Pichetto.

“Siento que no podemos excluir a ningún compañero. Tenemos que mirar para adelante, cada vez que la patria está en peligro, los dirigentes tenemos que dejar luchas superfluas y concentrarnos en lograr un motivo para estar unidos”, dijo en tono armonizador.

Menéndez señaló que antes de pensar en nombres o si una interna sería la solución para aglutinar a todos los espacios enfrentados en el partido, lo importante es “tener un programa de gobierno, 10 o 20 puntos que sean nuestras 20 verdades en la gestión”.

“Sobre esa base no hay que discutir nombres. Ya lo decía el general Perón: ‘una discusión política que se centra en la discusión de nombres, es una discusión mediocre’. En ese hablar de ideas, todos quienes tienen pertenencia al campo popular con eje en el peronismo tienen que estar. Aquí no sobra nadie”, postuló.

“Cuando hablan de Cristina, es la dirigente nacional con mayor raigambre popular y eso es incontrastable, información objetiva. Alguien que tiene el 2% puede decir ‘ella no’, pero si ella que tiene el 30% en el país no dice ‘el fulanito tal, no’, sino todos adentro. Hay que tener sentido común”, pidió.

“Perón decía que el buen político es aquel que se comporta como un canciller y las reglas de la diplomacia permiten que cualquier cosa se pueda hacer en política, menos prohibir a alguien sentarse en una mesa con otro compañero. Dejar de hacerlo sería un suicidio. Con el compañero que más diferencias tengo, con ese más me tengo que sentar a hablar”, sentenció.