Moreira, de la Asociación PyME: “Te pegan un tiro y te dan una curita”

“Este gobierno destruyó el mercado interno, hizo pedazos el entramado productivo nacional, ellos crearon esta crisis descomunal y son los únicos responsables. Ahora quieren convencernos que la salida a este desastre es la reforma laboral”, sostuvo Daniel Moreira Presidente de la Asociación Pyme y titular del Frente Productivo Nacional. Y agregó que “siguen con el verso de que no somos competitivos cuando, debido al plan económico del gobierno, cerraron más de 11 mil pymes y se perdieron más de 100 mil puestos laborales en la industria; ellos te pegan un tiro y después te arriman una curita”.

El modelo económico implementado por Cambiemos implica un combo letal para las pymes en general y para las industriales en particular: altas tasas de interés, caída del poder adquisitivo de los salarios con la consecuente caída del consumo, problemas en las cadenas de pago, aceleración de la inflación. La decisión política es más que evidente cuando además se cuentan medidas tales como la unificación de los Ministerios de Producción y Trabajo en una misma cartera, y cuando se evidencia una subejecución presupuestaria de los programas oficiales de apoyo a las pymes en más de un 70%, entre otras cosas.

“No nos confundamos, cuando decimos que este es un gobierno de CEOS, es cierto porque la única meta que tienen es la de maximizar las ganancias de las empresas que les pagan. Pero como Pymes no podemos confundirnos: estos muchachos no representan nuestros intereses, nuestros intereses van de la mano de los del trabajador, porque vivimos del mercado interno, vivimos del consumo, del círculo virtuoso del crecimiento económico de los sectores populares. Estos muchachos representan sus propios intereses, los del capital concentrado”, sostuvo Moreira advirtiendo que en el caso textil, uno de los empresarios encargados de negociar el acuerdo con el gobierno es el propio cuñado del Presidente, representante de la marca de ropa Cheeky.

La reforma laboral que se pretende llevar adelante en el sector textil es sólo la punta del iceberg de lo que este gobierno tiene como meta desde el inicio de la gestión. Aceptarla, sean cuales fueran las justificaciones, sentaría un precedente de consecuencias nefastas, no sólo para la industria, sino para la sociedad en su conjunto.

“Tenemos que seguir construyendo unidad en la acción colectiva de pymes y trabajadores. No vamos a permitir que sigan construyendo el mito que el enemigo es el trabajador. Para nosotros es nuestro aliado y nuestro compañero con el cual defendemos las pymes. Para ellos la culpa de que al país no le vaya bien siempre la tiene el otro mientras ellos siguen agrandando sus bolsillos y nosotros achicando el estómago. Juegan con la vida, con nuestra vida, y no se lo vamos a permitir”, finalizó el dirigente pyme.