Ya están de paro los 80 hospitales bonaerenses que adhieren a Cicop

Los 80 hospitales bonaerenses que adhieren a Cicop ya están de paro y mediante un comunicado informaron: Luego de varias semanas de conversaciones y propuestas, absolutamente convencidxs de la potencialidad que nos brinda poder llevar a cabo acciones comunes con todos los sectores con disposición a luchar por nuestros derechos, finalmente el miércoles 19 nos movilizamos con docentes, judiciales, ATE y el Astillero Río Santiago por las calles de la ciudad de La Plata, desarrollando luego un acto unitario frente al Ministerio de Economía provincial. Allí dejamos bien en claro que lxs estatales bonaerenses estamos dispuestxs a seguir dando pelea frente a un gobierno que viene desarrollando una política de destrato y ninguneo tanto hacia lxs trabajadorxs como a sus organizaciones sindicales.

Las paritarias salariales cerradas a la baja con lxs estatales de la Ley 10430, prolongadas en el tiempo sin resolución con los docentes y sin nueva convocatoria para judiciales y profesionales de la Salud, da cuenta de cuál es el lugar elegido por la Gobernadora María Eugenia Vidal para descargar el peso del ajuste acordado con el FMI: las espaldas de lxs trabajadorxs. Esa decisión afecta seriamente a lxs asalariadxs del sector público y a la población en su conjunto, principal beneficiaria de las políticas públicas que nos tienen como protagonistas y ejecutores en nuestra diaria labor en los distintos organismos estatales, ya sea en los tribunales, las escuelas, los hospitales y los centros de salud.

En esa línea de bregar por la unidad, CICOP tomará parte activa en las medidas generales a las que llaman las diferentes centrales sindicales para los días lunes 24 y martes 25, parando por 48 horas e instando a la participación en las movilizaciones previstas.

Así lo resolvió el Congreso de Delegadxs que sesionó el 15/9 y lo ratificó el Consejo Directivo Provincial en su reunión del viernes 21/9. Sin embargo, no podemos dejar de señalar que el hecho de que no se hayan podido unificar en una sola expresión conjunta los reclamos frente al ajuste es un indicador de que aún persisten la fragmentación y los intereses sectoriales de las dirigencias por encima de las necesidades de la inmensa mayoría de lxs trabajadorxs, cuestión que aleja la posibilidad de enfrentar con mayor fortaleza las políticas oficiales.

La vida cotidiana de asalariadxs y sectores vulnerables se ve cada vez más afectada por la inflación, las tarifas impagables, el aumento en el transporte público, la recesión general y el desempleo. Este último índice arrojó su peor cifra en 12 años: 9,6 % como promedio nacional y 12,4 % en el conurbano bonaerense. En un escenario de padecimiento y afectación de derechos que empuja necesariamente a la conflictividad social en sus diversas manifestaciones, se hace imprescindible darle no sólo continuidad, sino también mayor volumen a las medidas generales que las rechacen, reclamando modificaciones sustanciales en el rumbo político emprendido.