Debate presidencial toma uno: Conceptos, perlitas y el detrás de escena

En el paraninfo de la Universidad del Litoral en Santa Fe, en Santa Fe capital, tuvo lugar el primer debate presidencial que continuará en una semana en Buenos Aires. Los candidatos que superaron las PASO se vieron las caras y expusieron sus puntos de vista – de propuestas y plataformas poco y nada- ante un respetuoso auditorio.

Los conceptos de los liberales argentos José Luis Espert y Juan José Gómez Centurión corrieron por andariveles semejantes, con la diferencia de que el ex integrante del gobierno de Cambiemos, apartado por una causa de corrupción en la aduana, aprovechó cualquier espacio para focalizar en los derechos del niño por nacer y la defensa de las dos vidas, para asegurar su lugar prominente entre los seguidores del pañuelo celeste. En cambio Espert que quiere cobrar hasta la educación pública, también chicaneó con “el curro de los Derechos Humanos”, faltando el respeto a los detenidos y desaparecidos durante la última dictadura cívico militar reconocida por todos los organismos internacionales promotores de derechos.

Nicolás del Caño, de la Izquierda; se dedicó a intentar golpear al peronismo kirchnerismo y se colocó en una postura de cercanía a la derecha más que a la izquierda que debería representar. Eso si, el pañuelo verde no faltó aunque de la Ley de emergencia de Género no habló nadie.

Alberto Fernández fue el único candidato que no se excedió en tiempos y que señaló propuestas y remediaciones ya que algunos puntos pasaron por restablecer medidas que se dictaron en los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Kirchner y que Mauricio Macri dejó sin efecto. Le hizo además un par de guiños a Roberto Lavagna -ex ministro de Economía kirchnerista- aunque este estaba más apegado a seguir lo que decían sus apuntes escritos que en cualquier otra cosa.

Lavagna fue atinado en recordar el derecho a no pasar hambre y remarcar la desigualdad incomprensible entre un país productor de alimentos y una población que tiene habitantes que no comen todos los días.

Alberto fue el candidato que más se ajustó a lo planteado y que no siguió un guión por lo que pudo responder sobre todo a Macri cuando este por ejemplo ensalzaba a la ciencia: “Destrozó el Conicet presidente”, le espetó.

Macri en su mundo, no pudo evitar hablar de la actual candidata a vice Cristina Kirchner y culparla de todos los males. Habló de corrupción por sobre todas las cosas. Ese fue su eje.

Además este medio pudo saber en off the record que Macri orquestó con buenos resultados que no haya preguntas ni cruces directos entre candidatos.

Cada uno

Las constantes alusiones a las políticas “del gobierno anterior” como el déficit fiscal, los vínculos con Venezuela y las políticas garantistas de seguridad, por parte de Macri. En cambio, Alberto Fernández se concentró en los indicadores económicos, como la deuda y la pobreza y en las promesas no cumplidas por el Presidente.

Uno de los cruces más fuertes de la noche lo protagonizaron Macri y Alberto en el bloque de educación. “Me imagino que (Axel) Kicillof va a poner una narco-capacitación en las escuelas”, dijo el Presidente intentando ser irónico aunque Kicillof sea candidato a gobernar la provincia de Buenos Aires, en referencia a las declaraciones del candidato a gobernador del Frente de Todos, quien aseguró la semana pasada que muchas personas comenzaron a dedicarse a la venta de droga por la crisis económica. “Yo pensé que íbamos a hablar en serio pero lamentablemente el Presidente sigue mintiendo y diciendo disparates”, replicó rápidamente Fernández y agregó que los presupuestos de Educación y Ciencia y Tecnología cayeron 40% y 45%, respectivamente, entre 2015 y la actualidad.

Durante el segundo eje, el económico, Macri cosechó sus mayores cuestionamientos. “Entérese Presidente, cuando termine su mandato va a dejar 5 millones de nuevos pobres”, disparó Fernández. En este punto, el jefe de Estado reconoció que pensó que “iba a ser más simple ordenar la economía”, pero chicaneó: “Me sorprende que Alberto Fernánez diga que yo destruí la economía cuando hace muy poco dijo que la ex presidenta Cristina Kirchner la destruyó; dijo cosas peores, que cerró la economía, la dejó sin reservas, aumentó la pobreza y la ocultó; digamos la verdad”.

Sobre el cierre Fernandez replicó a Macri sobre el Pami y “los abuelos que por celular pueden comprar medicamentos”: “Dónde vive, los abuelos no pueden ni pagar un celular”. Y con “dos mil puntos de riesgo país pero volvimos al mundo” ante la aseveración de Macri de “estamos insertos en el mundo en la economía global”.