La cultura digital cambia la comunicación (guste o no)

El cambio de paradigma: de la cultura analógica a la cultura digital nos plantea un desafío epistemológico: repensar los conceptos y reformularlos sobre el materialismo digital. Por una cuestión generacional, todos los aportes que se conocen en el presente fueron realizados por autores “inmigrantes” al mundo digital. Aún los “nativos digitales” tienen en promedio 25 años (Argentina y Cono Sur y unos 35 años en Estados Unidos). Habrá que esperar un tiempo más para que sea esa generación la que produzca contenidos teóricos sobre el mundo binario en el que nacieron.

También hay que destacar – antes de abordar aquí los principios de la cultura digital – que esos aportes de autores inmigrantes, provienen también de una mirada del mal llamado Primer Mundo. En nuestro continente, algunos académicos han hecho aportes que prescinden no solo de la vieja mirada analógicasino que además no tienen un sesgo tan centralista. Lamentablemente la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI), que produjo aportes valiosos a la calidad del periodismo de la región, sigue atada a intereses de la vieja industria mediática, para encontrarles caminos de adaptación y sobrevivencia.

Ahora que el mundo virtual lleva al menos tres décadas generando contenidos teóricos desde las perspectivas comunicacionales bien vale la pena rescatar la teoría del ruso Lev Manovich, un pionero en esa materia con su “El Lenguaje de los nuevos medios (…)”.El autor explicó -en la misma línea que antes lo hiciera Nicholas Negroponte – que todo lo que pasara por un ordenador –o todo lo que fuera compuesto por “byte”- pertenece al nuevo mundo que alumbraba, el mundo o ser digital.

De hecho, salvo algunas artes o actividades rupestres que se siguen haciendo de forma absolutamente manuales, el resto de la cultura de la era industrial, de los servicios y de la información, ha sido total o parcialmente digitalizada.

Hay muchos aportes teóricos y nacen conceptos y se incorporan en forma acelerada. El ritmo lo marca el avance en materia de software, interfaces, y técnicas de manipulación. Cuando Manovich ensayó sus textos no alcanzó a registrar ni el “big data” ni muchos otros desarrollos. Pero sus “principios básicos” gozan de una vigencia sobre los cuales vale reflexionar y revalorizar.

Los principios básicos por los cuales se diferencian los nuevos medios de los viejos son:

La representación numérica. Detrás de cada objeto mediático (letras, imágenes, fotos, videos etc.) lo que hay siempre son números, ceros y unos, del código binario. Y los códigos dan vida a los ordenadores. Y los ordenadores almacenan y procesan. Nacen los procesadores.

Modularidad. Todo se ordena por módulos. En la web, en los programa informáticos, es la base del lenguaje, sea como objetos que conviven en forma independientes, o como programas. Al ser todos módulos, todo puede remplazarse, todo se complementa sin afectar la independencia de unos con otros.

Automatización. Ambas cualidades descritas anteriormente, o sea la codificación numérica y la modularidad permiten – dice Manovich – “manipular, crear el acceso y modificar a los nuevos medios en forma automática alejándolos de la ´intencionalidad humana¨”. Pasamos así, de la “construcción mediática” (y la agenda setting) a la realidad virtual, donde todo es ficcionado.

Cuando un usuario manipula y crea objetos mediante un ordenador usando un software, es para el autor mencionado “automatización de bajo nivel”. Pero cuando el ordenador, tiene que tomar una enorme amplitud de variantes –como en los videos juegos- entonces estamos ante “automatizaciones de alto nivel”. Y eso nos deja en la puerta de la “inteligencia artificial”.

Lo que se conoce como “motores” que empezaron por enfocarse en “atacar” o “defender” según el usuario. Y de allí a la inteligencia militar, a la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) y el caso Snowden. El actual juego “Fortnite”, son soldados que atacan y se defienden. Nada es casual en la era digital.

Variabilidad (o mutables o líquidos). Un objeto digital se puede cambiar, alterar, mutar y existir en muchas versiones del mismo. Este principio de Manovich – se explicaba porque “la interactividad, la hipermedia, la escabilidad” eran características que daban “variabilidad”. Hoy se puede aceptar que el concepto de “transmedia” -surgido años después- es una expresión más evolucionada.

Transcodificacion Cultural. Manovich –audaz para esa época- arriesgó que en el viejo lenguaje informático transcondificar era traducir a otros formatos. Pero que en la era actual es traducir a otra cultura, o bien los medios digitales tienden a reconceptualizar la cultura misma. Por eso llega a la conclusión en su Teoría que “este quinto principio nos lleva a estudiar la teoría del software”. Y en particular estudiar la base de datos y las interfaces, porque son las que se ligan con el hombre.

La compañía Narrative Science presentó hace poco tiempo un software que puede escribir historias sobre juegos de deportes directamente de las estadísticas de los juegos (base de datos). Asegura que el mismo software puede escribir automáticamente una nota sobre economía basándose en datos de diversas bases. Y convertirlos en artículos atractivos. La capacitación de nuestros nativos digitales urge para nuestro país y para nuestro continente. Hay mucho por hacer.