Estudio de la Undav asegura que “la aceleración inflacionaria no tiene límites”

La inflación no cede y a esta altura del año es una de las mayores preocupaciones de la sociedad. Como si fuera poco, tras el anuncio del preacuerdo entre el gobierno y el FMI, el Banco Central informó que en 2018 no habrá meta de inflación, lo que muestra a las claras el fracaso de la política antiinflacionaria del gobierno.

Según datos que se desprenden un documento del Observatorio de Políticas Públicas de la UNDAV, la variación de precios de todos los meses de este año fue igual o superior al mismo período de 2017.

Así, la inflación se distancia de los resultados del año pasado y, en los primeros meses de este año, ya acumula un 11,9%, según el INDEC.

El documento subraya que “el desenvolvimiento de los precios está lejos de ser una corrección de precios relativos por el acomodamiento”, y apunta luego: “Esto se hace evidente en la constante reprogramación de las metas”.

“Una desagregación por rubros del alza de precios da cuenta de una inflación absolutamente regresiva. Primero fueron los servicios básicos los que tenían el mayor grado de aumento. Y en esta segunda etapa, la devaluación tendrá un fuerte impacto en los alimentos, que fue el segundo rubro con más aumentos en el mes de mayo. En cualquier caso, son los bienes más necesarios y a los que los sectores de menores recursos destinan la mayor parte de los ingresos los que más aumentan, mientras que los bienes y servicios prescindibles suelen tener una inflación por debajo de la general”, detalla el informe.

Por otra parte, el documento traza un paralelismo en los últimos años y evalúa que en los 30 meses de gestión del equipo económico de Mauricio Macri, el alza del nivel general de precios acumula una variación de 107,5%, superando en más de 10 puntos porcentuales el 96,3% acumulado en los últimos 30 meses de la gestión anterior, de Cristina Fernández de Kirchner.

Asimismo, el informe de la UNDAV analiza diversas estadísticas para indagar sobre una perspectiva inflacionaria futura: al relevar materiales, mano de obra y gastos corrientes del Índice de Costos de Construcción (determinante para conocer el avance de precios para el sector productivo) los datos arrojan que el costo de la construcción promedio de los últimos tres años fue casi el doble al período 2003-2015, lo que imprime una fuerte presión inflacionaria de cara a los próximos meses.

“Esto no sólo muestra números alejados de las metas que una y otra vez se ven modificadas, sino que puede observarse que el alza del nivel general de precios sigue ‘tirado’ principalmente por los bienes y servicios regulados (donde están incluidos las tarifas de gas, luz, agua y transporte público)”, indica el documento de la Universidad.

A su vez, si se analiza en base al índice de precios del Productor (IPP) la inflación anual es del 42% y en bienes primarios del 63,2%. En el mismo mes del año pasado la inflación anual era del 14% y en bienes primarios del 8,2%.

En este marco, la inflación núcleo lleva 7 meses de aceleración y está en los niveles más altos, desde julio de 2016. El desenvolvimiento de los precios está lejos de ser una corrección de precios relativos por el acomodamiento.

“Esta situación claramente contradice al discurso del gobierno que afirma que la inflación está descendiendo. Muy por el contrario, se están alcanzando niveles históricos y, más aún, cuando, a raíz de la devaluación, el incremento en los precios mayoristas termine afectando los minoristas. Que de no hacerlo solo significaría que estamos frente a una fuerte caída del consumo que deflaciona los precios”, remarca el documento de la UNDAV.